Cómo reducir los costes de almacenaje

Cada vez se experimenta más presión para controlar y reducir los costes de almacenaje. Se pretende cumplir con precisión los pedidos y seguir siendo competitivos.

El auge del comercio electrónico y la demanda de los consumidores requieren una producción más rápida, lo que provoca más oportunidades de error y sobrecostes.

Aumentar la productividad y reducir los costes innecesarios son una prioridad.

Aquí hay cinco cosas que puedes hacer para reducir los costes de almacenaje y mejorar el flujo de trabajo:

1. Formación continua y seguridad para reducir costes de almacenaje.

 

La capacitación inadecuada y la falta de seguridad en el almacén desempeñan un papel importante en las lesiones y muertes de trabajadores.

Después de la formación inicial hay que reunirse periódicamente con los trabajadores para compartir inquietudes y discutir ideas para mejorar.

El apoyo real y la preocupación de la empresa por la seguridad de los trabajadores es crucial para reducir los accidentes y mantener el buen clima laboral.

A medida que la tecnología y los seres humanos se entrelazan más, los procesos deberán cambiar.

Es por esto por lo que mantener a los trabajadores seguros es esencial para la eficacia de las operaciones. Asegúrate de que todos entiendan su papel para contribuir a un lugar de trabajo seguro y productivo.

 

2. Aumentar la eficiencia de almacenaje.

 

Optimiza las operaciones en el almacén mediante la implementación de herramientas de producción que ayuden a reducir pérdidas de tiempo y sobrecostes.

Además, una buena organización también puede mejorar considerablemente la seguridad general al eliminar el desorden y reducir los peligros de accidente.

Aprovecha el espacio al máximo, evaluando el almacenamiento o los espacios vacíos que podrían usarse de manera más efectiva, escalando los racks verticalmente, facilitando el acceso a los productos más habituales….

Impulsa a los trabajadores a simplificar los procesos. La eliminación de pasos innecesarios simplificará el flujo de trabajo y ayudará a que los productos lleguen más rápidamente a los clientes.

 

3. Implementar imágenes visuales estratégicas.

 

La comunicación visual es un elemento clave en cualquier sistema de almacenaje eficiente.

Asegúrate de que los trabajadores tengan la información importante dónde y cuándo la necesiten, con etiquetas o letreros claros y efectivos. Personaliza los mensajes de seguridad para hacerlos únicos para tu negocio y procesos. Utiliza imágenes, símbolos y otros gráficos llamativos para un reconocimiento simple y rápido.

Usa señales de colores para designar ubicaciones de almacenamiento e inventario, acordonar áreas peligrosas e incluso marcar paredes y tuberías.

Utiliza señalizaciones en el suelo y carteles impresos para mejorar la seguridad y comunicar los diferentes procedimientos, peligros y recordatorios.

Procura, además, que todos los elementos de señalización sean de buena calidad para evitar costes innecesarios por reemplazo de etiquetas y letreros desgastados o dañados.

 

4. Incorporar un sistema de gestión de almacenes.

 

Analiza dónde tiene sentido comenzar a automatizar los procesos, teniendo en cuenta la compatibilidad de cualquier sistema nuevo con los sistemas existentes.

Si tienes operaciones de envío de gran volumen, la implementación de un sistema de gestión de almacén optimizado te ahorrará una gran cantidad de tiempo y dinero.

Un buen sistema de gestión proporciona una mejor visibilidad de los pedidos de picking, envío e inventario para agilizar el transporte de los productos y la administración de paquetes.

costes de almacenaje