Podemos decir que no hay dos almacenes iguales, pero si que podemos anotar que su configuración tiene a determinarse por dos variables:

  1. La actividad: En función de la actividad se determinara la tipología de lo que llamamos “la caja” (la estructura del edificio). No será igual un almacén logístico para multicliente que un almacén de cross docking de trasporte o un amasen regulador de materia prima.
  2. El edificio: Uno de los puntos importantes es la estructura del amasen, ya que este deberá adecuarse a la organización que buscamos.

Principales zonas del almacén

En un almacén nos encontramos zonas que siempre están presenten, ya sea un almacén de logística o de cross docking, destacamos:

  1. Zona de carga/descarga: suelen ser las zonas anexas a los muelles de carga. Esta destinada a la recepción de la mercancía que entra en el almacén por un lado, y la zona donde se posiciona la mercancía que de debe ser cargada para su salida.
  2. Zona de recepción: Es aconsejable contar con una zona destinada a la recepción d el mercancía.  Esta zona nos permitirá contar con un flujo de las mercancías más eficaz, ya que se podrá llevar un mayor control.
  3. Zona de almacenaje: El eje sobre el que se estructura el resto del almacén. Para su diseño, antes debemos conocer y saber los niveles de rotación, al igual que la tipología de la mercancía.
  4. Zona preparación de pedidos (picking): no es necesaria en todos los almacenes, lo será en aquellos que realicen trabajos intenso de preparación de pedidos, y para aquellos que cuenten con clientes de e-commerce. 
  5. Zona de expedición: Al igual que se cuenta con una zona de recepción se debe contar con una de expediciones, donde posicionar los medios que ya están preparados y gestionados.
  6. Zonas especiales: En función de la actividad, es posible contar con zonas especiales destinada adaptarse a las diferentes necesidades requeridas.
  7. Zonas auxiliares: Destinado a las oficinas, vestuarios, zona de carga de la maquinaria o zonas donde se encuentran los contenedores de desperdicios.

Como confeccionar el layout

Una vez distribuidas las zonas de un almacén logístico, y teniendo en cuenta que el diseño será el que defina la efectividad y optimización de la actividad. Para ello tenemos que tener en cuenta unas premisas en el diseño:

  • Correcta distribución de la mercancía en las estanterías, tanto a nivel de seguridad como por ocupación. En las cotas 0 (nivel del suelo) debemos situar la mercancía de mayor peso y el volumen, situando por lo tanto la mas ligera en las cotas más altas.
  • Rotación de mercancía: Los artículos de mayor rotación se situaran en las zonas más cercanas a las áreas de carga/descarga. Con ello el tiempo de “transición” desde el almacenamiento a la zona de expedición y carta sea menor, reduciendo un menor coste por movimiento.
  • Mercancías “fuera de norma”: Podemos encontrarnos mercancías con dimensiones y pesos que no cumplan con el diseño previsto, y estas no puedan ubicarse en las estanterías. Es por ello que se deberá habilitar una zona de espacio libre donde situarlo y tenerlo en cuenta.
  • Seguridad: Toda la distribución debe permitir asegurar la seguridad de la propia mercancía y del personal que trabaja en el mismo. Es por ello que debemos situar correctamente los pasillos, señalizaciones, o elementos de seguridad.

Conclusión

Es por todo ello, que desde Full Safe Logistics tenemos en muy en cuenta la distribución y diseño de nuestros almacenes, que se adaptan a cada una de las necesidades de nuestros clientes y sus artículos. Creemos que bajo un correcto diseño, podremos ganar en eficacia, rapidez y un correcto uso de todos los recursos disponibles.