La automatización en el almacén

La automatización en el almacén es esencial para satisfacer la creciente demanda del comercio electrónico y la combinación de los canales tradicionales de la cadena de suministro en la cadena de suministro omnicanal.

Desafortunadamente, la capacidad de almacenamiento es limitada, pero aun así solo se usa a tasas inferiores al 70%.

 

La capacidad del almacén es limitada

 

Los gerentes de almacén han hecho grandes avances en la implementación de sistemas que utilizan la automatización.

Los sistemas automatizados de almacenamiento y recuperación, la robótica, los transportadores inteligentes y demás, han reemplazado muchos de los procesos manuales y repetitivos del trabajo humano.

Sin embargo, la mayoría de los almacenes continúan utilizando mano de obra humana para los procesos de picking (preparación) y packing (embalaje).

Esta necesidad de mano de obra en la era de la automatización continúa cambiando, y los procesos humanos pueden ser parcialmente responsables de las bajas tasas de utilización de la capacidad del almacén.

La utilización promedio de la capacidad del almacén entre los fabricantes es del 68%, informan desde Logistics Management.

Estos valores pueden cambiar a medida que los sistemas automatizados se ponen en línea para ayudar aún más a las operaciones humanas, como en los sistemas de pick-and-to-light.

 

La automatización en el almacén aumenta la capacidad al agilizar los ciclos de pedidos

 

Como señaló Steve Banker de Forbes, el potencial más importante de automatización en el almacén radica en la racionalización de los ciclos de pedidos.

La información dentro de un WMS (sistema de gestión de almacenes) moderno se puede aprovechar junto con la información para transportistas, mano de obra, pedidos y devoluciones para refinar los procesos existentes.

Por ejemplo, un sistema de eventos con 500 tareas potenciales podría reducir teóricamente ese número de tareas a 50. Desviar las otras 450 tareas significa planificar previamente los pedidos para cumplir con las expectativas de los clientes sin poner una carga excesiva en la capacidad de almacenaje y sus trabajadores.

 

Cómo usar la automatización en el almacén para aumentar la capacidad

 

Los encargados pueden usar con éxito la automatización en el almacén para aumentar la capacidad física y la capacidad laboral de estas formas:

 

  • Reducir el tiempo de entrega automatizando el almacenamiento y utilizando estrategias de envío innovadoras, como el cross-docking. Además, los gerentes de almacén pueden aprovechar las ofertas de envío directo de los fabricantes para eliminar las necesidades de almacenaje.

 

  • Dejar los pedidos en el almacén correcto para ese pedido específico. El almacén más cercano no es necesariamente el mejor almacén. Los gerentes de almacén deben usar sistemas automatizados para determinar el mejor almacén y centro de distribución.

 

  • Acelerar los procesos de selección y embalaje con automatización. Esta será una de las áreas más accesibles para aprovechar el valor de la automatización e incluirá el uso de nuevos códigos de barras 2D, realidad aumentada, tecnologías asistidas por voz y otros avances.

 

  • Aprovechar las tecnologías de transmisión de pedidos. La capacidad de liberar continuamente pedidos durante todo el día puede ayudar a los almacenes que luchan para cumplir con más pedidos.

 

  • Aprovechar la robótica. Los robots no se cansan, no se quejan y no se ponen enfermos. Su única necesidad es un buen programa de mantenimiento preventivo, pero requieren en primer lugar el uso de sistemas integrados y automatizados.

 

Hoy en día los almacenes luchan por satisfacer la capacidad y demanda generadas a través de la revolución del comercio electrónico, y la automatización puede ayudarles.

Aunque esta a menudo se aplica a la capacidad física dentro de un almacén, también es aplicable a la gestión de recursos laborales y otras áreas como la gestión del transporte.

Los gerentes de almacén deben repensar seriamente su uso de la automatización para incluir todos los procesos posibles, desde la fabricación hasta la entrega de última milla.

automatización en el almacén